lunes, 19 de abril de 2021

Cuatro cuentos para recordar a Edgar Allan Poe a 171 años de su muerte

0

El 7 de octubre de 1849 muere el escritor estadounidense Edgar Allan Poe, y lo recordamos a través de sus cuentos

Foto de: Poetry Foundation

Por: Esmeralda Chayrez Grijalva (LLE) | 07 de octubre del 2020

Poeta, ensayista, cuentista, y periodista, pero sobre todo, Edgar Allan Poe es recordado por ser el padre del género de miedo y el terror psicológico. Su creación literaria influyó en la obra de escritores como Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Gustavo Adolfo Béquer, H.P. Lovecraft, y Arthur Conan Doyle. A lo largo de su vida aportó a la literatura obras como El Cuervo, El gato negro, Los crímenes de la Calle de la Morgue, y El Corazón Delator, por mencionar algunos, en los que podemos apreciar su genio creativo y artístico.

Sus cuentos y poemas, al igual que su vida, están acompañados por la tragedia, el misterio y la muerte. Tras quedar huérfano a una edad muy temprana, Edgar Allan Poe quedó bajo el cuidado de John Allan, quien nunca lo adoptó formalmente. Durante su juventud fue admitido en la Universidad de Virginia, para ser expulsado un año después debido a “deudas incobrables y al apoyo financiero inadecuado de Allan” (Poetry Foundation). Después de eso, en 1827, se alistó en el ejército en Boston, y en 1829 en la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, de donde fue despedido por el incumplimiento de sus deberes y por violar las regulaciones. Vivió en Nueva York, después en Baltimore, y finalmente se mudó a Richmond, llevando consigo a su tía María Clemm. Virginia Clemm, su prima, se convirtió en su esposa en 1836, cuando el escritor contaba con 27 años de edad y ella con 13. Durante los próximos 10 años de su vida, Poe se dedicó a la escritura, al trabajo como director de revistas y a la crítica literaria.

En septiembre de 1849, dos años después de la muerte de Virginia a causa de tuberculosis, Edgar Allan Poe apareció, sin que nadie supiera por qué, devuelta en Baltimore. El 3 de octubre, solo unos días después, lo encontraron en estado semiconsciente, desorientado y con ropas que no eran suyas. Murió cuatro días después, el 7 de octubre, sin alcanzar a explicar lo que había pasado. Su muerte, al igual que los personajes que habitan sus cuentos, está cubierta por el misterio y lo bizarro.

Hoy, en el aniversario 171 de su muerte, lo recordamos con cuatro cuentos que, a pesar de no ser de miedo, nos demuestran el gran poder de inventiva, la imaginación y la sensibilidad de un hombre que se ha convertido en todo un personaje de la literatura.

William Wilson

Más apegado a lo que se suele conocer de Poe, este cuento habla sobre la juventud de William Wilson, quien se ve asediado por un hombre que se hace pasar por él.

El Ángel de lo Estrambótico

Sin ser de miedo, el cuento resulta bizarro, estrambótico, y divertido. En él, Poe nos cuenta las vivencias de un hombre completamente incrédulo ante los accidentes extraños, las locuras y los eventos extraordinarios que llenan el mundo.

Eleonora

A través de este cuento conocemos la faceta romántica del autor. En él, nos narra las vivencias de un hombre junto a la mujer que más ama, en un lugar llamado El Valle de la Hierba Policroma, un paraíso idílico, perdido entre las montañas, más maravilloso que todo, excepto la voz de Eleonora.

El método del doctor Alquitrán y del profesor Trapaza

Sin cabeza ni pies (¿o era al revés?), este cuento aborda la locura de una forma diferente. Al recorrer Francia, nuestro protagonista decide visitar un hospital psiquiátrico reconocido por emplear “el método calmante” para tratar a los pacientes. Ahí, conoce al director del hospital y a una serie de personajes cómicos, extravagantes, que parecen sospechosamente chiflados.

Cabe señalar que, a pesar de recomendar únicamente cuatro cuentos, la creación completa de Edgar Allan Poe es fascinante, inteligente, e inusitadamente creativa, por demás recomendada para los amantes de la fantasía, la ciencia ficción, el miedo o el terror psicológico.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.